Article Title

Antidepressant drugs in children and adolescents

Abstract

En junio de 2003, el Committee on Safety of Medicines británico

dio la primera voz de alarma por el aparente aumento

de conductas o pensamientos relacionados con suicidio o

con lesiones autoinfligidas (suicidality) en niños tratados con

un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina

(ISRS), la paroxetina1. En diciembre del mismo año, la British

Medicines and Healthcare Products Regulatory Agency

recomendaba cesar la prescripción a menores de 18 años

de todos los antidepresivos excepto la fluoxetina2,3. Posteriormente,

tras mucha discusión, la Food and Drug Administration

(FDA) estadounidense4 y el American College de

Neuropsychopharmacology5 alertaron a los clínicos acerca

de la posibilidad de que las conductas suicidas se incrementaran

en niños y adolescentes que tomaran ISRS, aunque

no advirtieron acerca de contraindicaciones de estos

psicofármacos.